Fomento del reciclaje y la gestión de residuos en Níger

Hace seis meses iniciamos en CONEMUND, junto a la ONG local ASE Níger, una novedosa aventura: el apoyo a la generación de ingresos de 75 mujeres de Niamey, capital del país, mediante la fabricación de compostaje orgánico a partir de basuras y residuos recogidos en los barrios periféricos de la ciudad.

Personal de la AECID charla con el responsable del centro de reciclaje en su última visita al proyecto.

Lo innovador de la iniciativa se debe a que en Níger es palpable la falta de infraestructuras de tratamiento de basuras, reciclaje y valorización de residuos. Otra importante novedad es la apuesta por desarrollar una intervención que promueva la integración socioeconómica de mujeres en situación de pobreza en sectores laborales no tradicionalmente ocupados por ellas.

Así, el proyecto fomenta el empoderamiento y la autonomía de las mujeres en Níger, uno de los países más pobres del mundo, y donde las mujeres ven frecuentemente vulnerados sus derechos. En este sentido, estamos trabajando en dos aspectos básicos como son la salubridad en los hogares y en las calles de Niamey para evitar enfermedades, y el fortalecimiento de la posición de la mujer en la sociedad.

Esto se lleva a cabo mediante la recogida de basuras, selección de elementos orgánicos y su conversión en compost, así como en la reutilización del plástico que se haya recogido. Los residuos plásticos son abundantes en Niamey y muy perjudiciales para el medio ambiente, pero con el equipamiento adecuado se pueden reciclar. En otros países del entorno esta experiencia ya se ha desarrollado, como en Burkina o Nigeria, comprobándose que botellas y bolsas de plástico son fácilmente transformables en productos de uso cotidiano como platos, adoquines, ladrillos o cubertería.

Personal de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) en Niamey visitó recientemente el proyecto, y pudo comprobar el éxito de la iniciativa y la buena marcha de la fabricación del compost. También los técnicos de AECID pudieron intercambiar opiniones con las mujeres participantes y comprobaron que el proyecto se ha convertido en una verdadera opción de futuro para la ciudad de Niamey. En este proceso, se está consiguiendo que las autoridades nigerinas se interesen por un producto que da respuesta a una de las grandes preocupaciones del gobierno, como es el deterioro de los pocos campos fértiles del país. Una consecuencia es la cada vez más delicada situación alimentaria, sobre todo en este año de crisis generalizada en el Sahel.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.