Trabajando con padres de niños y niñas de la calle en Níger

El pasado martes 5 de julio, se realizó la fiesta de fin de curso de la segunda fase del proyecto de fondos propios de CONEMUND en Níger, dirigido a atender las necesidades educativas de niños y niñas en situación de pobreza en Niamey, capital del país africano. La jornada fue todo un éxito, y tanto autoridades locales como padres y niños participaron en esta fiesta, que a su vez sirvió para sensibilizar a la comunidad respecto a la importancia de asegurar la educación para todos, especialmente para las niñas.

CONEMUND lleva a cabo este proyecto, con fondos propios, en una zona marginal del barrio de Koira Kano, en Niamey, y tiene como uno de sus componentes principales el trabajo con los padres de los niños y niñas, para sensibilizarles e implicarles en la educación y bienestar de sus hijos. “Antes de iniciarse el proyecto los niños no recibían ningún tipo de educación; ahora, después de haberse organizado las actividades de sensibilización, hay más padres que comprenden la importancia de llevar a los niños a la escuela”, comenta Amidou Safi, trabajadora de ASENíger, asociación con la que colabora CONEMUND en la zona.

La fiesta de fin de curso ha sido el colofón de un proyecto entre cuyos resultados destacan también los siguientes:

– Alfabetización en lengua nacional de 30 niños y niñas, aun sin escolarizar.
– Inscripción de 11 niños y niñas en el sistema educativo formal y tramitación de sus actas de nacimiento.
– Sensibilización en derechos de 40 niños y niñas, especialmente en el derecho a la salud, a la educación y a la participación.

En conversación con Javier Gutiérrez, expatriado de CONEMUND en Níger, Saley Hamidou, madre de Abibou, uno de los niños participantes en el proyecto, comentó: “Nosotros somos todos del barrio, de familias pobres. El proyecto proporciona educación para nuestros hijos y una mejor alimentación. Los niños comen bien, los niños aprecian todas las actividades que se realizan en el centro. El proyecto ha contribuido a mejorar la vida de nuestras hijas. Espero que continúe”. Aiicha Harouna, madre de otro niño, comentó que los padres “deben aportar también su contribución”.

A la celebración acudieron, además de los representantes CONEMUND y del socio local, los cuarenta niños y niñas del proyecto, sus familias y otros niños del barrio. También se contó con la participación de las autoridades locales y de los representantes del colegio público que colabora con el proyecto. El evento culminó con una entrega de premios a los niños participantes, quienes a su vez realizaron un espectáculo de animación para los asistentes.

Esta entrada fue publicada en Quienes somos. Guarda el enlace permanente.