Yo también soy africana: los derechos de las mujeres en el Norte de África

El pasado 15 de octubre, CONEMUND, junto a la Fundación Cideal, organizó la proyección por primera vez en España de dos cortos documentales sobre los derechos de las mujeres en el norte de África.

 

El cortometraje documental “Las Hijas del Nilo”, producido por CONEMUND, ha sido dirigido por Coke Riobóo, ganador del Goya 2007 de animación, por “El viaje de Saïd. Ha sido su primer documental, en el que recoge el trabajo sobre prevención de la práctica de la mutilación genital femenina en barrios populares de El Cairo, de la asociación egipcia Bint El Nil.

 

CONEMUND en “Espacio Profesional” IX edición FCAT, Biblioteca Viva de al Andalus, Córdoba.

El segundo documental, “Conozco y defiendo mis derechos”, realizado por la fundación Cideal, ha sido realizado por el cineasta marroquí Tarik Idrissi. La película analiza la situación de los derechos de las mujeres en Marruecos y reflexiona sobre los cambios sociales necesarios para lograr la igualdad entre hombres y mujeres.

 

Coke Riobóo intervino en el debate posterior, moderado por Marina Fuentes-Guerra Soldevilla, de la comisión de cine Cátedra Leonor de Guzmán. Riobóo contó la experiencia del rodaje del documental y el impacto positivo que una técnica como el stop motion (técnica de animación, en este caso con plastilina) puede provocar en un colectivo como son niñas de entre 8 y 13 años. Estas niñas, víctimas potenciales de la mutilación genital femenina (MGF) pueden así trabajar sus impresiones, sus vivencias, sus miedos y expresarlos de forma tangible a través de los personajes de los muñecos.

 

La discusión puso de manifiesto que pese a la ley de 2007 que prohíbe la práctica de la MGF y muchos médicos se nieguen ya a practicarla, las familias recurren a las denominadas “dayas”, personal no cualificado (sin garantías higiénico-sanitarias),  dando como resultado un número elevado de muertes de niñas durante el proceso. Además, las autoridades no siempre aplican la ley o faltan los mecanismos de seguimiento para su aplicación. Se expusieron los detalles del caso en el que CONEMUND ha estado trabajando desde 2009, el barrio de Dar El Salam, situado al sur de El Cairo, a unos 15 minutos de la famosa plaza Tahrir, centro de la ciudad. La situación y cifras de la MGF en el barrio llamaron la atención del público al desconocer por completo que este tipo de práctica se llevase a cabo en Egipto, relacionándolo con el África subsahariana y no con la capital egipcia, cuna del Mundo Árabe. Egipto es el único país arabo-musulmán donde se lleva a cabo. Con una superficie aproximada de 89 kilómetros cuadrados, Dar El Salam tiene una población que ya sobrepasa el millón de habitantes y más del 80% de las mujeres en él es víctima de MGF.

 

En el acto se destacaron también las diferencias en el camino avanzado en materia de los derechos de las mujeres entre ambos países, ya que en Marruecos al menos existe un Código de Familia, en el que después de la reforma de 2004 se sigue trabajando para cambiar algunos artículos contrarios a los derechos de las mujeres y aspectos como que el violador de una menor si se casa con ella quede exento de delito alguno. En cambio, el caso egipcio sigue siendo bastante grave y aún se lucha por combatir prácticas tradicionales tan nocivas como la MGF o elevar la edad legal para contraer matrimonio, actualmente fijada en los 12 años.

 

Por último, según el Festival de Cine Africano-FCAT,

“Aunque la vocación del festival es esencial y fundamentalmente cinematográfica, el propósito es el de seguir sirviendo de escaparate para las nutridas expresiones artísticas del continente africano, consolidándose por entero como un lugar de encuentro artístico, como un “foro cultural”. Y como tal, ofrece un excelente espacio para el planteamiento y el debate de temáticas que trabajan la dimensión de la convivencia intercultural, la protesta social, la corrupción, el racismo y la violencia, con el fin de crear las bases para el conocimiento mutuo y la unión de los pueblos.”

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.